Libaré… una década de brillo matecaña



Pregonero de tu historia


¿Quién no celebra con alborozo un nuevo cumpleaños? Todos celebramos la vida. Hace 77 años, el 12 de febrero, fue creado el Deportivo Pereira. En la década de 1960 al 70 tuvo gran protagonismo.


“Soy el Deportivo Pereira. Una y otra vez me tienen a mal traer. Se aprovechan de mi nombre para hacer negocios. Son mezquinos a la hora de valorar mi hermosa camiseta amarilla y roja, y evitan proyectarme como un equipo grande que corresponda a una ciudad en permanente crecimiento. Hoy me siento en libertad condicional, dependiendo de un juzgado.


En más de siete décadas de existencia he sido un protagonista del fútbol colombiano. Y la ciudad.


ha sentido gran orgullo al saber que su nombre se ha paseado en diferentes épocas por el país con victorias resonantes frente a los llamados grandes en canchas como El Campin, El Pascual Guerrero y el Atanasio Girardot. Ah… también los hinchas han sufrido con muchas de mis derrotas. Es ahí donde prometen no volver a visitarme, pero al domingo siguiente siempre los he visto desgarrando sus gargantas en un apoyo inclaudicable. Ellos son mi razón de ser y esperan volver tras la pandemia.


Muchos me critican porque no he podido ganar un título en primera división. Tienen razón, esa es una deuda pendiente. Pero quiero compartirles una pequeña historia sucedida en el viejo y querido estadio “Alberto Mora Mora” cuando un famoso narrador lo bautizó como “Fortín de Libaré” porque allí mis muchachos, unos criollos y otros guaraníes, defendían esta camiseta con honor, haciendo que el rival se marchara rumiando su derrota.


Así comenzó la década brillante en 1960


Durante tres años consecutivos la estrella me coqueteó allá en el oriente de la ciudad. Multitudes asistían al estadio del Barrio Kennedy para apoyar a la divisa querida. Éramos la sensación: los jugadores, el técnico, los directivos y los hinchas: todos como en un puño cerrado.


Aún se recuerda con cariño lo hecho en 1965, 66 y 67. Es inolvidable el kínder de López Fretes. Durante muchas fechas estuve en el primer lugar de la tabla, con el fútbol revolucionado de López Fretes y haciendo respetar nuestro “Fortín de Libaré”. Al final otros se llevaron la Copa. Los principales diarios y revistas tenían en sus portadas al equipo matecaña flamante líder del campeonato.


El nombre del Deportivo Pereira figuró 3º en la clasificación de 1966 y cuarto en 1965 y 1967. Pero no se puede olvidar lo de 1962 cuando viajaron tres jugadores como aporte del Pereira para la Selección Colombia en el Mundial de Chile 1962: Adelmo “Achito” Vivas, “Toño” Rada y Eusebio Escobar; Eusebio, sí, el mismo que en 1961 anotó el gol del triunfo de Colombia frente a Perú dando el primer paso rumbo a Chile. El estadio de Libaré fue mi casa desde 1944 hasta 1971 donde también logramos el tercer lugar en 1952, la misma posición que se obtuvo en 1974 en el estadio de la Villa Olímpica.


Estar en manos del municipio implicaba un sentido de pertenencia con la ciudad, pero también

era someterse a los permanentes dolores de cabeza por la falta de dinero.


Arturo Salazar Villa fue uno de los dirigentes pioneros que dieron origen a mi existencia en el fútbol profesional. Este directivo buscó la forma de traer unos inversionistas para fortalecer mis débiles finanzas en 1960. El 19 de julio de ese año pasé de las manos oficiales a unos generosos empresarios particulares que me trataron como un verdadero equipo profesional. Santiago Cabal y Miro Malca sembraron una nueva ilusión.


Merecíamos el título en 1962. Pensábamos que con el buen juego y las oraciones del padre Valencia nos daría para alcanzar la estrella; hasta canción hicieron para reconocer a unos magníficos jugadores que pasearon con honor el nombre de la ciudad por todas las canchas del país. Al final Millonarios fue campeón, con segundo lugar del Cali. Y nosotros tuvimos que consolarnos con el tercer lugar.


En 1964 llegó como nuevo entrenador César López Fretes quien venía de dirigir a la Selección juvenil de Paraguay en los suramericanos de 1954 en Caracas y 1964 en Colombia, donde se le hizo la propuesta de venir a Pereira. Los dirigentes me dieron distinción como equipo con este técnico de talla internacional desde 1964 hasta 1969 de manera ininterrumpida.


Mi camiseta se inflaba de orgullo derrotando a los encopetados Santa Fe, Millonarios, Cali, Nacional y Medellín. Y en nuestro estadio se notaban rostros felices de los hinchas matecañas ganadores.


En 1966 la Federación colombiana designó a nuestro técnico López Fretes para dirigir al combinado nacional en un suramericano de mayores. (hoy Copa América) Pereira fue la casa de la Selección en la etapa de preparación.


Dos años después fue Paraguay el que quiso llevarse al profesor, hecho que no se consumó. Ese mismo año se creó Coldeportes Nacional y designó a López Fretes como entrenador nacional de fútbol.


Pereira la ciudad, y Pereira el equipo, estuvimos en primera plana durante esos años, y todos los jugadores jóvenes querían venir a lucir la rojiamarilla porque nuestro estratega López Fretes les brindaba su oportunidad. En Pereira surgieron en aquella época, entre otros, Roberto Vasco, Jairo Arboleda, Miguel Escobar, Darío López, Rigoberto Urrea, Gustavo Santa, Fabio Cadavid, “Quike” Salazar, Emilio Narváez, Víctor Campaz, Alfonso Tovar y otro puñado de muchachos. Pereira siempre ha sido la ciudad de las oportunidades.


Como en aquellos tiempos de Santiago Cabal y Miro Malca quiero que me hagan sentir importante de nuevo en el concierto de nuestro campeonato. Salir de este limbo jurídico para que mis hinchas vuelvan a sentir orgullo de su equipo y celebren mis nuevas victorias. Muy pronto nos veremos en el Monumental Hernán Ramírez Villegas.”

42 vistas0 comentarios