¿Correr no es lo más importante? James reabrió el viejo debate

Tomada de: eltiempo.com


Expertos analizan las palabras del jugador colombiano del Everton.

James Rodríguez no tuvo pelos en la lengua para lanzar una sentencia sobre su idea del fútbol actual, una en la que él se siente cómodo, que es la de correr menos y jugar más, y preocuparse por poner a jugar al equipo. Esa postura pone en el escenario el viejo debate sobre el rol de los futbolistas talentosos, como él, y sus funciones en el fútbol actual, que se caracteriza por la velocidad física, el despliegue atlético y correr.


James, en entrevista concedida al canal oficial del Everton, le reclama al fútbol de hoy que los jugadores que hacen una pausa y apelan a un tipo de velocidad más mental no pierdan su importancia. “Eso es lo que yo quiero, jugar al fútbol. Al final, el fútbol no es solo correr, el fútbol es poder hacer jugar a tus compañeros, hacer que tu equipo juegue bien y gane. Cuando tienes talento y condiciones puedes jugar en cualquier parte”, dijo James.


A él, que se adapta al exigente fútbol inglés, ya le ha tocado lidiar con las críticas, por ejemplo, por no cumplir labores defensivas, de sacrificio, o por no estar corriendo los 90 minutos. Ante esa dinámica que exige el juego en algunos equipos y en determinadas ligas, como la inglesa, James agrega:


“Veo que hay equipos que corren mucho, que son muy físicos. Cuando tienes a alguien que piensa y juega, se hace más fácil para tu equipo y para ti también. Hay partidos que no puedes estar siempre igual, pero yo intento hacer siempre el mismo trabajo para que el equipo consiga cosas buenas”, dice James, que lleva 3 goles y 3 asistencias en 11 partidos en la Liga Premier.


El propio técnico Carlo Ancelotti dice que James no es un jugador físico y lo defiende. “Es técnico, es talentoso. Hay que utilizarlo por sus cualidades. Si le pido que corra los 90 minutos para arriba y para abajo, no lo va a hacer; pero si le pido tener buena posesión de pelota, meter buenos pases, hacer goles, va a estar disponible”, ha dicho.


Esa dualidad entre el correr más o jugar más es tema permanente de discusión sobre jugadores como James. Óscar Córdoba, exportero y actual analista de fútbol, dice: “James opina desde su condición y su perspectiva de que es un talentoso, pero el fútbol moderno debe ir más allá del talento. El fútbol tiene deberes, obligaciones y libertadores, lo que pasa es que James es técnico y muy inteligente, esa es su condición primordial. Hay jugadores que tienen que correr, y él los invita a correr con su talento”. Córdoba también cree que depende mucho del equipo en el que está. “Hay unos donde toca correr los 90; otros se permiten pausas, y ese es el estilo de Ancelotti en el Everton”, agrega.


Por su parte, Luis Fernando Suárez, técnico colombiano, considera que James acierta en su punto de vista. “Tiene toda la razón, el fútbol es de cambios de ritmo, es sorpresa. A veces parar una jugada también genera sorpresa. Lo que sí ha cambiado es que a algunos jugadores antes no se les obligaba a correr porque solo daban un pase. El número ‘10’ se ha revaluado. Tiene que correr, ser físicamente más fuerte y cumplir deberes del equipo. Pero, en lo general, es cierto lo de James: no se puede jugar a un solo ritmo vertiginoso”, dice.


"Hoy se juega más intenso. Las transiciones, las fases, son más rápidas, por eso se habla de intensidad. Pero él (James) está certero. No decir que un equipo que corre mucho es la verdad absoluta. Por ejemplo River corre mucho, quien le da otro ritmo es Carrascal, para el juego, para jugar bien, así que esos cambios de ritmo son necesarios", agrega Suárez.


Julio Comesaña, DT colombo-uruguayo, opina que en el fútbol siempre se corre en función de la participación en el juego, con o sin balón, y que a los talentosos también les toca.


“El fútbol actual exige velocidad de decisión y de ejecución. Se realizan acciones de juego muy cortas y de alta intensidad de manera repetida. Desplazamientos de máxima velocidad y largas distancias. Siempre en función del juego, y todos deben aportar en eso. De otra parte no debe ser un solo jugador el que haga jugar al equipo. Si fuese así, el día que ese jugador no está o tiene un mal día, entonces habría que suspender el juego. Todos deben aportar y jugar en función del equipo. Para eso se tiene un modelo de juego donde se establecen las formas de atacar-defender- y realizar las transiciones y las ABP", dice Comesaña.


Agrega que esos jugadores talentosos como James, también deben exigirse como los demás. "Es indudable que hay jugadores excepcionales que desequilibran los partidos, y ellos hoy también deben ser generosos en el esfuerzo para los objetivos previstos”, dice.


El debate sigue abierto, pero James defiende su postura, la de jugar a su ritmo y brillar a su ritmo, con su juego de talento, con sus pases y sus asistencias y sus goles, todo lo que despertó los elogios en Inglaterra recién llegó.

2 vistas0 comentarios