Eje Cafetero pide ser sede del fútbol para reactivar la economía



El fútbol profesional, denominado como el mejor espectáculo del mundo, industria deportiva que mueve mucho dinero y sin lugar a dudas entretiene a propios y extraños, está pidiendo a gritos volver a las canchas, situación que ha entendido el Eje Cafetero como un trampolín para reactivar su economía.


Con sorpresa y alegría observamos un trino del Alcalde de Pereira Carlos Maya, anunciando oficialmente que las tres ciudades del Eje Cafetero nuevamente unidas como “Ciudad Región” se postularán para ser sede de la reanudación del fútbol profesional colombiano, o mejor conocida como la Liga Bet Play.


La iniciativa de la sede salió del Mandatario pereirano y logró contagiar fácilmente a los dos alcaldes vecinos, José Manuel Ríos de Armenia y Carlos Mario Marín de Manizales, quienes no dudaron pese a los riegos que conlleva la publicitada pandemia.


“Los alcaldes de Armenia, José Manuel Ríos; de Manizales, Carlos Mario Marín; y de Pereira, nos unimos para ser candidatos a Región sede de la Liga de Fútbol BetPlay ante la Dimayor. Se acabaron los discursos, ahora es una realidad, somos una ciudad región, somos el Eje Cafetero”, aseguró el burgomaestre Carlos Maya.


Recordemos que el nueve de marzo se disputó la octava jornada del fútbol de la 1a, División, y ya para el trece se dio la noticia de la suspensión de la Liga; la novena fecha sin lugar a dudas, tal vez por allá en agosto, será un plato bien exquisito para el Deportivo Pereira enfrentando al Independiente Santa Fe.


Ciudades como Medellín, Cali y Bucaramanga, también postularon sus nombres para servir de anfitriones, oferta que tendrá que ser definida en los próximos días, de cara a preparar toda la infraestructura para recibir los 20 clubes profesionales, es decir aproximados 1.000 visitantes por el resto del año.


Particularmente, considero que la pelea de la sede es con la capital antioqueña, dado que Santiago de Cali por estos días tiene muchos inconvenientes con el alto índice de brotes del Cornavirus, situación que no la deja bien parada para ser elegida.


El objeto de la postulación está encaminado en reactivar la economía hotelera, de transporte, almacenes deportivos y hasta vuelos comerciales entre otros; hasta el momento sólo se han dado conversaciones por video entre los mandatarios, presidentes de los tres clubes del Eje Cafetero y el representante legal de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez.


De qué depende para escoger la sede? Literalmente depende de quién ponga más plata y más facilidades, es decir, Dimayor pasó varios ítems preguntando por los estadios, canchas de entrenamiento, vías de acceso, hotelería, estaciones de salud para las pruebas del Covid-19 y lo más complicado, ¿cuál será el apoyo económico de las administraciones municipales?

Por parte de las tres ciudades del Eje, el proyecto será entregado a Dimayor en los próximos días, brindando las garantías necesarias para que se convierta en atractivo para los 20 equipos profesionales, eso sí aclarando que los presidentes de los clubes quienes son los que en últimas definen la sede, ni siquiera se han reunido virtualmente para tocar el tema.


¡Ojo! El pedazo maluco, como dirían los muchachos, es el precio económico y de salubridad que tendrían que pagar las tres ciudades y hasta los tres departamentos bajo el entendido que las arcas de las Administraciones Municipales están en rines, producto de la pandemia.


Como hay tres opciones, Dimayor terminará cediendo al mejor oferente, con ofrecimientos como el pago de los exámenes del Cóvid-19, transporte gratuito, entre otros. Si bien en comodidad, infraestructura y cercanía de las sedes, el Eje es sólido, para el ente regidor del fútbol profesional todo es un negocio y Antioquia tiene las de ganar.


Ya en materia de salud, no deja de ser un riesgo después de tantas precauciones, recibir a por lo menos 1.000 visitantes de los equipos de fútbol que se distribuirán en las tres ciudades y hasta otros municipios del Eje, advirtiendo que todos los equipos se deben someter a los protocolos de seguridad, incluída la citada prueba.


A eso sumado los brotes de indisciplina que se podrían presentar con tantos hinchas que quisieran ir hasta la puerta del estadio si quiera para ver ingresar a sus ídolos; los que conocemos de fútbol, sabemos que los hinchas de las barras bravas van porque van, así corran el riesgo de ser arrestados.


En otras palabras las tres ciudades del Eje Cafetero, se la están jugando el todo por el todo buscando reactivar la economía. Se estima que en agosto será el mes para la reanudación del certamen futbolero, que será a puerta cerrada y a punta de televisión hasta nueva orden.


Según las declaraciones del Ministro del Deporte Ernesto Lucena, a partir de junio comienzán las practicas individuales, en julio las grupales y en agosto las competencias, eso sí dependiendo del aval de Minsalud. Lo anterior hace concluir que para agosto se reanudará el futbol de primera división y paulatinamente los demás deportes y disciplinas.


Mientras que la Dimayor presentó al Gobierno Nacional un proyecto de protocolo de bioseguridad muy completo en 77 páginas, en el que jugadores y cuerpo técnico buscan evitar riesgos del contagio del virus; la Asociación de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) que dirige Carlos “Puche” González, presentó las objeciones al mismo.


Este protocolo contempla todos los aspectos que se desarrollan alrededor de un partido de fútbol: desplazamientos, alojamientos, el encuentro a puerta cerrada y entrenamientos y cuidando ante todo la salud de los implicados.


Es tan meticuloso el protocolo, que obliga a un máximo de 11 futbolistas en el bus oficial del equipo, el resto deberán transportarse en su vehículo personal. Por su parte Acolfutpro, se detiene en hacer solicitudes que no contiene el citado Protocolo, siendo muy exigentes en la parte de los exámenes o pruebas.


Así las cosas de ser escogido el Eje Cafetero, los tres mandatarios deberán revisar con lupa la realidad del protocolo y por supuesto hacerlo cumplir; lo cierto del caso es que esta propuesta y decisión está como para alquilar balcones, pero lo que sí está claro es que el fútbol profesional vuelve porque vuelve, sea en el Eje Cafetero o en otra sede.


Es tal el desespero por reactivar el fútbol profesional, que incluso han utilizado al propio Senador Alvaro Uribe Vélez, para intermediar ante el Gobierno Nacional y su Ministerio de Salud.


Quiero terminar ponderando que el actual Burgomaestre de Pereira, si le camina al deporte y vuelve y se la juega, en enero se lució con el Preolímpico de fútbol, ahora quiere contribuir con la reanudación del fútbol profesional colombiano, está dando pasos para conseguir una subsede del Mundial de Fútbol Femenino.


Eso sí el reto más grande sin lugar a dudas será la organización de los Juegos Nacionales y Paranacionales 2023.


7 visualizaciones0 comentarios