Muere técnico que le marcó el camino al “Chicho” Serna


Pregonero de tu historia


En homenaje a Hugo Tobón Abad. “Manicomio”, como le decían los más cercanos. Siempre lo traté como el Profesor Hugo Tobón. Otros le decían: “El Loco Tobón”.


Lo único cierto es que su paso no fue inadvertido por esta vida. En el Mundo del deporte dejó huella. En la Copa Ciudad Pereira muchos fuimos testigos de sus locuras y sus éxitos con el equipo de sus amores: Invertobón. Y fue técnico del Deportivo Pereira.


Siempre me he preguntado ¿Por qué Pereira? Por qué la Querendona y Morena ha tenido que ver con el arranque de las carreras de grandes futbolistas de nuestro País. Para citar unos pocos: Jairo Arboleda, Víctor Campaz, Darío López, Miguel Escobar, Gustavo Santa, Osvaldo Calero, “La Pinta” García, Héctor Jaramillo, “Mincho” Cardona, y muchos más; entre ellos Mauricio “Chicho” Serna.


La Historia…

A finales de 1988 Mauricio Serna seguía buscando el equipo que le permitiera cumplir el sueño de ser futbolista profesional. Nacido en Medellín el 22 de enero de 1968, con 1,67 centímetros de estatura, y unas condiciones futbolísticas formidables, sentía que estaba listo para el debut.

En las diferentes canchas de Medellín fue aplaudido y reconocido. Todo hacía pensar que muy pronto estaría alineando con uno de los dos equipos de las Montaña.


Efectivamente, Independiente Medellín tuvo un principio de acuerdo para contratarlo, se acordaron las cifras, y el apellido Serna parecía inscribirse de nuevo en el Poderoso de Antioquia como había acontecido con su tío abuelo Alfonso en los albores del profesionalismo, poco antes de 1948.


Pero faltaba la opinión de un entrenador quien señaló que la cifra convenida era muy alta.


En ese momento el volante integraba el equipo aficionado Medellín Recamiones, onceno con el cual fue campeón a nivel nacional de un torneo de la Difútbol. Los jugadores de este plantel tomaron diferentes caminos por equipos del país buscando una oportunidad. “Chicho” Serna se fue a probar en Millonarios que era dirigido por el “Chiqui” García, quien no le dio la oportunidad. Que era muy bajito, decían. Después en “La Bombonera” de Argentina le gritarían…”Chicho” huevo… “Chicho” huevo.


Cerrada esta puerta Mauricio “Chicho” Serna regresó a Medellín, y fue allí donde lo abordó la familia Tobón Abad que tenía su equipo de fútbol aficionado en Pereira.


Hugo Tobón lo había visto en algunos partidos. Primero en un intercambio, cuando Serna jugó con el equipo de su colegio de Medellín, enfrentando a Huracán, dirigido por Hugo Tobón en el colegio Salesiano de Dosquebradas.


Y después en alguna confrontación de Microfútbol. El Profesor Tobón, y su asistente Juan Carlos García, quedaron impresionados por las condiciones futbolísticas del “Chicho”.


Hugo, y su hermano Horacio, decidieron contratarlo. El volante antioqueño llego a Pereira en 1988 para alojarse en la casa Tobón Abad, y lo acogieron como uno de los suyos. Poco tiempo después llegó Don William, su Papá, y luego la familia completa. Pereira fue su casa.


Por tratarse de un equipo aficionado, no se podría esperar un gran contrato, pero sería el puente para llegar al equipo profesional de la capital risaraldense. “Chicho” Serna comenzó su nuevo camino formandio parte de Invertobón- Corpereira en un Torneo zonal organizado por la Difútbol.


En 1989 se conformó el Equipo COMBA, que era una marca de ropa deportiva en la capital risaraldense. En convenio con Corpereira, y con Óscar Quintabani como técnico, participó en el zonal de segunda división. Fue finalista, y jugó un cuadrangular en Bogotá. Con el Combo Caracol transmitimos en el Campin esa final con Luis Alfredo Céspedes y el narrador Salvador Dalí. Allí los resultados no fueron buenos.


Deportivo Pereira estaba viviendo una transformación con la creación de Corpereira que fue idea de Carlos Arturo Mejía Gómez. En estas condiciones llegó el campeonato de la Dimayor de 1990. Y se acudió a un equipo juvenil que fue la sensación con el “Kinder” de Quintabani, con varios antioqueños, recordando un poco el “Kinder” de López Fretes en 1967.


Hugo Tobón no fue quien puso a debutar al “Chicho” Serna en el fútbol profesional, pero fue el hombre con la visión suficiente para creer en un talento que fue descartado por equipos grandes de Colombia. El técnico que le extendió la mano cuando otros lo ignoraron. De esta manera lo Acercó al Deportivo Pereira.


El Deportivo Pereira de 1990 daba espectáculo, e impactó al país por la calidad de sus jóvenes integrantes, y las ofertas no se hicieron esperar. “Bolillo” Gómez puso sus ojos en el talentoso volante. A esta altura de la historia, “Chicho” Serna había sido adquirido por el Dinastía de Riosucio, mientras jugaba con los Matecañas. Lo pretendieron Santa Fe, Dep. Cali y Nacional.


El jugador decidió su paso al onceno Verdolaga, y fue campeón 1991. El resto de la historia es muy conocida. Y para Hugo Tobón Abad el talento del “Chicho” no pasó inadvertido cuando aún era un desconocido en el País futbolero. Buen viaje Hugo al infinito en ese globito, como el equipo Huracán de sus amores, en el imponente azul que siempre marcó a la Selección Argentina de sus afectos. QEPD


2 vistas

Página creada por Acord Risaralda - Todos los derechos reservados ©