La misión de Rafael Henzel


FOTO: Infobae.com


Por: Danilo Gómez Herrera

Pregonero de tu historia


Hace apenas una semana Rafael Henzel terminó una gira por Bilbao España y Berlín en Alemania, sitios a los que fue invitado para la proyección de un video que documentaba el accidente y la reconstrucción del Club Chapecoense. Nosso Chape, en el festival Thinking football.


El periodista de Radio Oeste Capital de la ciudad de Chapecó, se había convertido en un testimonio de vida como sobreviviente del siniestro aéreo del 28 de noviembre de 2016. El sitio: Cerro Gordo Antioquia. Allí murieron 77 personas, incluyendo la casi totalidad del Chapecoense que llegaba para disputar la final de la Copa Suramericana frente al Atlético Nacional.


Por esas cosas que calificamos como caprichos del destino el comunicador brasileño fue una de las seis personas que se salvaron tras la caída del avión de Lamia. Ellos fueron tres futbolistas, un mecánico de aviación, una auxiliar de vuelo, y un periodista, el único entre los 22 comunicadores viajeros quien logró salvarse…”Cuando desperté me sentí muy extraño en la silla del avión colgada de un árbol, y miré a los dos colegas que venían a mi lado ya sin vida. Tras pedir ayuda fui asistido en medio de la lluvia y un tremendo frío”; contaría luego Henzel, agradeciendo a los rescatistas y paramédicos.


¿Por qué un periodista entre los sobrevivientes?

El mundo fue conmovido por la tragedia aquel 28 de noviembre. Dos días después la cancha del estadio Atanasio Girardot que esperaba a los 22 protagonistas de la final fallida, fue ocupada por una tarima dispuesta para los discursos en el homenaje póstumo a los caídos. Y las tribunas del escenario deportivo fueron abarrotadas por un público que entre lágrimas y cánticos buscaba una explicación a lo sucedido.


Atlético Nacional pidió a la Conmebol que el título de la Copa Suramericana 2016 fuera entregado al Club Chapecoense. Allí quedó sellada una amistad y hermandad entre dos pueblos. Igualmente quedó planteado un nuevo duelo entre ambos equipos. La disputa de la Recopa Suramericana.


Pasaron pocos meses y por fin se jugó el partido. En medio de manifestaciones de gratitud del pueblo de Chapecó, la delegación verdolaga jugó el compromiso de ida el 4 de abril de 2017. El equipo local denominado como el Verdaose impuso por 2 a 1. La vuelta fue programada en Medellín para el 5 de mayo de 2017.


La cita con la historia

El pequeño club Chapecoense estaba intentado la reconstrucción del equipo que fue fundado en 1973 ya que en la tragedia de Cerro Gordo también perdió a sus dirigentes. Los tres futbolistas y el periodista que lograron sobrevivir llegaron con la delegación. Y junto a ellos sus familias. La visita al sitio del accidente fue como abrir de nuevo la herida.


La voz y la imagen de Rafael Henzel se hizo muy familiar en los medios colombianos, y llamó más la atención cuando manifestó que en nuestro territorio había vuelto a nacer. En su red social de twitter pregonaba que sus fechas de nacimiento eran el 25 de agosto de 1973 en Brasil, y el 29 de noviembre de 2016 en Colombia.


Rafael Henzel se convirtió en el mejor pregonero de la nueva vida del modesto club del sur del país de la Samba. Los seis rescatados del avión siniestrado fueron entrevistados por diversos medios del mundo, pero quien se mantuvo vigente y con gran visibilidad fue Henzel por su actividad como relator deportivo. Chapecoense jugó la Copa Suruga en Japón, reservada al Campeón de la Copa Suramericana. Allí estuvo narrando Rafael Henzel.


El relator deportivo publicó en 2017 el libro: Viva como si estuviera de partida, obra donde relató su odisea y dejó mensajes de vida. Fue invitado a conferencias, exposiciones, y visitó diversos sitios donde se convirtió en un embajador de su ciudad y su equipo. El comunicador sobreviviente. Elpregonero. Qué cosas bien extrañas tiene la vida. Nuestro colega llevó el mensaje del resurgimiento del Chapecoense durante los últimos 28 meses. Y cerró con broche de oro su tarea en España y Alemania en la presentación del documental NOSSO Chapehace pocos días.


Su muerte:

Al regresar a su país, lo sorprendió la muerte por un infarto fulminante en contacto con lo que tanto quería: el fútbol. ¿Misión cumplida? Es como si el creador le hubiese dado un tiempo más para que llevara el mensaje en nombre de los caídos en Cerro Gordo.


La noche del 26 de marzo de 2019, 28 meses después del accidente, nos sorprendió la fatídica noticia, difícil de creer en primera instancia: Rafael Henzel murió cuando jugaba fútbol con unos amigos en Brasil.


La película empieza a rodar por la mente de quienes tuvimos algún contacto con él, con el mismo equipo Chapecoense, y con sus seres queridos más cercanos. Esa inquieta grabadora me recuerda la imagen de Sara, su esposa, y de su hijo Otavio. Ellos estaban tan emocionados aquella noche en el Hotel San Fernando Plaza de Medellín, y relataron su drama sobre el accidente a muchos kilómetros de su hogar, pero muy confiados en que Rafael se había salvado. El más convencido era Otavio, su pequeño hijo. Así compartieron con este periodista lo que vivieron en la madrugada del 29 de noviembre de 2016 cuando les informaron que el padre de familia de 42 años había sido rescatado del avión siniestrado.


Sus miradas iluminaban aquellos rostros que querían compartir con el cronista su felicidad. Sara se animó a decir que su hijo le transmitió mucha tranquilidad, que sentía que su Papá estaba vivo. Efectivamente logró reparar sus costillas rotas y una fisura en el rostro en una clínica de Rionegro. Meses después, Henzel retornó a su “sitio de nacimiento”. Su esposa Sara nos relató que al aproximarse el vuelo al Aeropuerto de Rionegro Rafael apretó su mano y le dijo…”Tan sencillo es aterrizar, tan sencillo; por qué aquella noche pasó todo eso a pocos minutos de la pista?” Le dijo el narrador.


Al fondo, en una rueda de prensa, hablaban los futbolistas Alan Ruschel, Jackson Follman, Helio Neto, y el periodista Rafael Henzel, quienes vivieron para contarlo esa noche del mes de mayo de 2017. Al día siguiente Nacional goleó y se quedó con el título de la Recopa. Ahora que Rafael Henzel está muerto no dejo de pensar en aquellos rostros de su esposa y su hijo, de Sara y Otavio quienes hoy viven el drama y el dolor de la partida, de ese vuelo definitivo del padre y del esposo, de Rafael Henzel quien fue el pregonero de la reconstrucción del Chapecoense. Misión cumplida Rafael. Descansa en Paz.



3 vistas

Página creada por Acord Risaralda - Todos los derechos reservados ©