Los 69 años del campeonato de la DIMAYOR


FOTOS: Danilo Gómez


Entre estadísticas y anécdotas en el Eje Cafetero.


Un partido entre Deportivo Pereira 1 y Unión Magdalena 0 disputado el 6 de agosto de 1972 fue mi primer contacto con el fútbol profesional colombiano. Recuerdo la fecha, el resultado del partido con gol de Alfredo Solano, pero olvidé el valor de esa boleta. Y dejo claro que pagué la entrada a la famosa tribuna del “Barranco” en el sector de Norte en el estadio Olímpico; después de llegar al colosal escenario en el bus que abordé en el parque de La Libertad, una ruta especial porque aún no existía el complejo urbano de los Barrios La Villa, Gamma y Olímpico. Al estadio aún no le habían dado el nombre del arquitecto que lo diseñó, Hernán Ramírez Villegas.


Hasta esa temporada eran ya 24 los campeonatos organizados por la Dimayor, cuyo certamen se inauguró el 15 de agosto de 1948 con participación de diez equipos. El primer tanto lo marcó Rafael Serna para el Deportivo Municipal contra Universidad en el Hipódromo de Itaguí, muy cerca de donde está ubicada hoy la Plaza Mayorista de Antioquia.


El partido se jugó a las once de la mañana porque el horario de la tarde era destinado para la fiesta hípica.


En el primer torneo de la Dimayor Manizales contó con los equipos Deportes Caldas y Once Deportivo. Pereira haría su estreno en la Liga profesional un año después y el Deportes Quindío en 1951.


En el año de su debut el cuadro Matecaña tuvo muchos futbolistas criollos y luego fue integrado en su totalidad por jugadores paraguayos entre 1950 y 1953. Se recuerda que el primer jugador extranjero del Pereira era también boxeador, el dominicano John López, quien arribo en 1945. Jugaba sus partidos con el Pereira antes del profesionalismo, y era programado en las carteleras de boxeo.


En 1950 el campeón fue el Deportes Caldas, y Casimiro Ávalos con 27 tantos, fue el máximo artillero luciendo los colores del equipo Matecaña.


En 1951 hizo su aparición el Deportes Quindío integrado en su totalidad por futbolistas argentinos, en un hecho realmente curioso porque la dirigencia de Armenia compró al equipo Wanders de Rosario que estaba de gira en Colombia. Fueron 14 jugadores por 22.500 dólares.


¿De dónde salió el dinero? En su totalidad fue aportado por los campesinos, aquellos caficultores que fueron convocados en campaña cívica para entregar unos títulos cuyo valor unitario era de un peso. Fueron muy audaces los dirigentes y muy generosos los campesinos. Hoy al Deportes Quindío lo usufructúa un particular. No sobra recordar que el equipo fue adquirido por el Municipio en 1954 y le puso el nombre de Atlético Quindío, y lo hizo campeón en 1956.




Movimiento de futbolistas y técnicos:

Antes de surgir el Once Caldas en 1961 la capital de las ferias en América había tenido amplia representación en la Dimayor con Deportes Caldas (Campeón), Once Deportivo, Deportivo Manizales y Atlético Manizales.


El primer técnico del Once Caldas fue Próspero Fabrini quien había llegado a Colombia integrando aquel equipo rosarino convertido en el Deportes Quindío.

Como hecho curioso el profesor Próspero Fabrini, conocido en Armenia como el hombre de la medallita, no estuvo al frente del Atlético Quindío cuando fue campeón de Colombia en 1956.


El caso es que estuvo entre 1951 y 1955, para regresar con los cafeteros en 1957. Sin duda merecía el título. Fabrini también fue orientador de Independiente Medellin y Deportivo Cali.


El defensor Ángel Chávez compartió su garra guaraní y su cariño por las dos divisas que han protagonizado gran rivalidad. Llegó en 1958 al Pereira procedente del Boca Juniors de Cali y en 1965 pasó al Once Caldas hasta su retiro.


Sergio “Flaco” Cierra fue gran figura en los dos equipos. Primero pasó por el Caldas y luego hizo parte del Deportivo Pereira entre 1979 y 1982, en los tiempos de Joe Arenas como Presidente dueño, y de “Pancho” Hormazábal como entrenador. El recordado arquero Oscar Quintabani tuvo una historia muy parecida a la del “Flaco” Cierra.


Son inolvidables los clásicos y las pedreas con ocasión de los enfrentamientos entre Deportivo Pereira y Once Caldas, o aquellos juegos entre Deportivo Pereira y Deportes Quindío.


Y entre las frases ofensivas de todo lo que se gritaba, muchas veces tras esos clásicos en el viejo Londoño-Londoño los seguidores del blanco blanco lanzaban improperios a sus pares del Pereira, quienes a su vez respondían… “Bueno, perdimos un partido, pero ustedes se tienen que quedar aquí”…


En estos tiempos cuando Matecañas y Albos juegan en torneos distintos se disputa una Copa que no alcanza a darle ese toque de rivalidad que se tuvo en aquellos partidos cuando Juan Carlos Henao y Dayro Moreno tenían asegurado el coro celestial en la tribuna pereirana, como también sucedía con los del Pereira en Manizales.


Tanto Deportivo Pereira, como Once Caldas y Deportes Quindío, son equipos de tradición que le han aportado mucho al fútbol colombiano, entre otras cosas, permitieron crear en cada ciudad una afición fiel que quiere lo mejor para sus colores.



21 vistas

Página creada por Acord Risaralda - Todos los derechos reservados ©