top of page

El máximo dirigente mundial de la AMB llegó hasta el “nido” de los boxeadores risaraldenses


En su historia, el gimnasio de boxeo de Pereira recibió este martes 18 de julio a su más ilustre visitante: el presidente de la Asociación Mundial de Boxeo.



FOTOS: Orlando Salazar Zapata


El máximo dirigente mundial de esta asociación sorprendió por su sencillez; se sentó al lado de los jóvenes deportistas, del entrenador y del Presidente de la Liga de Boxeo de Risaralda, compartió algunas de sus experiencias, les habló de lo que es la AMB, regaló gorras y camisetas, se tomó fotos, mostró el fajín que su organismo le entrega al campeón del mundo y no paró de hablar de boxeo.


Venezolano de nacimiento, residente en Panamá y con esposa pereirana, este ingeniero de información y abogado desveló las razones por las que, como cualquier ciudadano, entró a uno de los escenarios más olvidados de la ciudad: como presidente de la AMB está implementando un cambio de modelo mundial, en el que las organizaciones homólogas no solo reconozcan campeones mundiales, sino también enseñar principios básicos del deporte a los jóvenes de todo el mundo para que los apliquen en su vida.


El proyecto está en marcha; su presencia en Pereira obedece a esa coyuntura especial de que Andrea, su esposa, sea de esta ciudad, pero la misma filosofía la aplicará en todo el país. “Yo sé que en Colombia no hay cultura boxística y menos en el eje cafetero”, dijo, “pero mi primer propósito es decirle a Coldeportes que el boxeo también está en esta zona del país”.


No es la primera vez que está en Pereira; de la ciudad habla con la seguridad de conocer sus sitios más importantes; incluso tiene pendiente ir al Palacio de las Empanadas, un gusto que se dará, así quebrante su dieta vegetariana.


Gilberto Mendoza, su papá, murió en Caracas afectado por un cáncer, el 11 de marzo de 2016, a las 5:56 de la tarde; era el presidente de la AMB desde 1982, una responsabilidad que de inmediato recayó en su hijo, ahora más comprometido con la campaña nocaut a las drogas (KO a las drogas) que implementó su padre.


“No vengo a prometer nada”


El dirigente venezolano es un apasionado del boxeo. Se codea con esas grandes figuras que en batas de satín coloridas, con capotas y cordones sueltos saltan a los cuadriláteros de Las Vegas: Evander Holyfield, Óscar de La Hoya, George Foreman, entre otros.


“Quiero que le diga, me quedo más con esta experiencia, con este ratico que comparto con ustedes, que con esas veladas de siete mil personas, en las que hago medios (da entrevistas) y comparto con mucha gente”.


En el “ratico” que compartió con los anónimos boxeadores locales conoció un rosario de desdichas: falta de apoyo, abandono, obsolescencia en la implementación deportiva, promesas incumplidas, recursos estatales inexistentes o insuficientes, carencia de recursos para pasajes, alimentación, etc.


Gilberto Mendoza fue claro: no vengo a prometer. Estoy de visita, conociendo y aprovechando que estoy en la ciudad de mi esposa; quiero implementar un modelo de boxeo y espero que podamos hacerlo aquí también. Ustedes tienen una ventaja enorme frente a las otras ciudades (lo dijo con una sonrisa cómplice, a propósito de su filiación sentimental con Andrea)”.


También dijo que es más de acción que de palabras, y en medio de la conversación con el dirigente, el técnico y la deportista Jenny Arias, la más destacada boxeadora risaraldense de la actualidad, surgieron ideas de intercambios de boxeo en alguna plaza central, impulso a la boxeadora y ofertas de capacitaciones para otros deportistas o personas cercanas al boxeo para que se conviertan en jueces.


Definición de boxeo


“El boxeo es un vehículo de superación social”, es su definición del deporte que regenta, y lo explica así: “… tan simple que usted va al barrio de menor estrato; hay un muchacho con ganas de alejarse de lo negativo, tiene las cualidades para el boxeo y le cambia la vida; eso llena muchísimo”.


Entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre la AMB realizará en Medellín la convención mundial, en la que participan todos sus países afiliados. Además de los actos de rigor para establecer balances, la actividad busca “llevar el boxeo a la calle”, es decir, conferencias médicas en universidades, auditorios para el público en general, capacitaciones en juzgamiento, entre otras.


El acto central será un homenaje a Kid Pambelé. El cronista Alberto Salcedo, que escribió el libro “El Oro y la Oscuridad” (sobre este campeón mundial) y los cantantes Fonseca y Pipe Peláez harán parte de este reconocimiento.


Para hablar del boxeo, de sus vidas estarán también Roberto “Mano de Piedra” Durán y Óscar de La Hoya, “Happy” Lora y otros más.


Por Pambelé Gilberto Mendoza amó más el boxeo. Lo recuerda a sus 6 años de edad, cuando el joven nacido en San Basilio de Palenque caminaba al lado de su padre en momentos en que se preparaba para disputar el título mundial.


Colombia está en la órbita de la AMB, según el dirigente, desde que analizó cómo nuestros deportistas empezaron a superar a los venezolanos. “Tienen un modelo deportivo bien desarrollado, bien planificado; es un desarrollo sistemático de la práctica del deporte. Eso me uso los ojos en Colombia”.


Y no cabe duda de que los pasos de la paz con las FARC están dando sus efectos en la mirada que desde afuera le están dando algunas personas al país: “Colombia es un país que se está superando poco a poco con mucha resiliencia”.


Gilberto Mendoza tiene cuatro tatuajes en su cuerpo, a diferencia de los 19 de su esposa. En el antebrazo izquierdo aparece la virgen de Guadalupe, en homenaje a su madre Elena Lucía Guadalupe. “Me lo hice el mismo día que ella cumplió años, el 12 de diciembre”.


Tiene además una armadura celta. “porque la vida me ha tocado lucharla y ahora me recuerda que debo proteger a mi familia”. Sobresale además un nudo de compromiso, que se refiere a su signo capricornio, “porque soy testarudo pero disciplinado para lograr los objetivos.


Y un cuarto tatuaje es un búho, dibujado en la espalda. Se lo hizo en homenaje a su padre, por la sobreprotección y vigilancia de que él hacía de todo, “sin que tú lo observaras”.


El entrenador de boxeo de Risaralda fue quien quedó más perplejo cuando supo que en ocasiones anteriores, en completo anonimato, el presidente de la AMB ya había ido al gimnasio a ver los entrenamientos, a conocer cómo practicaban y cuáles eran sus figuras; “es más, le escribí por Facebook a Jenny y no me respondió. La cara de sorpresa de la campeona continental fue diciente; las risas de todos no se hicieron esperar.


20 visualizaciones0 comentarios
bottom of page